fbpx
riego del pistacho

Riego del pistacho

El árbol de pistacho es natural de regiones mediterráneas donde las necesidades hídricas hacen que el riego del pistacho pueda disminuir considerablemente al mes, siempre y cuando la tierra se mantenga húmeda a un mínimo de un metro de profundidad.

Anteriormente, en países como Estados Unidos e Irán, los cultivos de pistacho se regaban a manto, estableciendo pausas entre cada riego; por lo general, entre los meses de julio hasta agosto se regaban cuatro veces, hasta mayo, donde se volvían a regar cada tres semanas hasta finalizar el mes de junio.

En la actualidad, para cubrir las necesidades hídricas del pistacho es necesario establecer un calendario o plan de riego para prever y analizar de forma acertada el correcto crecimiento de los cultivos.

riego por goteo pistachos

Durante los primeros años de formación, este es un requisito fundamental, al igual que el resto de tareas de producción como son la poda y el abonado, ya que estas tareas serán clave para lograr los objetivos de productividad de cada variedad.

Por supuesto, este plan de riego del pistacho se diferenciará en función de la edad de cada árbol de pistacho y otros factores. A partir de allí, se podrá determinar el aporte de agua que necesita el cultivo, así como las veces que habrá que activar los sistemas de riego.

Por ejemplo, en sistemas de producción de secano se implementarán sistemas de riego deficitario constantes mientras que el árbol de pistacho sea joven, ya que esto será determinante para que pueda formarse correctamente su sistema radicular hasta que solo pueda nutrirse del agua de lluvia.

Cantidades óptimas de riego en el pistacho

Aunque las necesidades de riego del pistacho se plantean con base en el tipo de producción, necesidades de la cosecha y otros aspectos, también es importante recalcar que, para que un cultivo pueda generar cosechas óptimas y que, a su vez, sea económicamente rentable, lo ideal es que por cada 1000 kilogramos de pistacho por hectárea se apliquen entre diez mil y doce mil litros de agua por árbol implantado.

Asimismo, esta cantidad podría disminuir considerablemente a solo 250-300 litros por metro cuadrado al año, lo que resultaría más rentable para cada productor. Ahora bien, a menor cantidad de agua aplicada por cosecha, menor será su rentabilidad ya que la cosecha será menos abundante y, en ocasiones, también disminuirá la calidad de la misma.

Los tipos de riego del pistacho más recomendables

De acuerdo a la cantidad de agua, los tipos de riego del pistacho se pueden clasificar de tres maneras: Riego deficitario o de apoyo, que equivale a 500 hasta 1000 metros cúbicos de agua por hectárea, riego de regadío medio, donde se proporciona un límite de 1500 metros cúbicos de agua por hectárea, o riego de alto regadío, donde la proporción de agua sobrepasa los 1500 metros cúbicos por hectárea.

Por otra parte, el sistema de riego para pistachos establecido durante los primeros años tras la implantación del cultivo se llama riego de asiento; en este caso, el volumen de agua deberá ser de un mínimo de cincuenta litros y deberá repetirse cada diez días.

Como ha sido mencionado anteriormente, los pistacheros jóvenes necesitan recibir sesiones de riego cortas, pero con mayor frecuencia para que su sistema radicular y foliar pueda desarrollarse correctamente. Posteriormente, cuando el árbol de pistacho ha madurado (a partir de los 10 años en adelante), el sistema de riego deberá invertirse completamente; es decir, deberán aplicarse sesiones de riego con abundante agua, pero entre intervalos de tiempo más alejados entre sí.

De igual forma, dependiendo del tipo de suelo y su capacidad para retener el agua se establecerá la diferencia de tiempo entre las sesiones de riego por goteo del pistacho (intervalos de riego), así como la cantidad. Por lo general, en los pistachos adultos el riego inicia entre los meses de abril y mayo, acentuando las cantidades en los meses de julio y agosto, hasta finalizar el riego en septiembre, que es cuando comienzan a disminuir las temperaturas.

Riego por goteo del pistacho (Subterraneo)

En relación a los tipos de riego mencionados anteriormente se puede concluir que el riego por goteo de pistachos de manera subterránea es el más recomendable, aunque de acuerdo al tipo de terreno donde están cultivados los árboles de pistacho, las tuberías deben colocarse en a profundidades diferentes.

Por ejemplo, al cuarto año de riego, lo ideal es que este sistema de riego utilice tuberías a 20 o 30 centímetros de profundidad, ya que de esta forma se mantendrán protegidas de cualquier daño que pueda ocasionar la maquinaria utilizada para llevar a cabo otras labores del cultivo. Además, habrá menos pérdidas por evaporación y las probabilidades de que se desarrollen malas hierbas se reducirán considerablemente.

sistemas de riego para pistachos
riego para pistachos

De igual forma, los sistemas de tuberías enterradas facilitan la aplicación de fertilizantes, la continuidad de riego y, cuando estos incorporan un sistema antisucción, también evitarán la entrada de tierra ocasionada por las precipitaciones.

Cabe destacar que este sistema de riego del pistacho necesita de barreras físicas que eviten que las raíces penetren en los goteros, además de que su instalación es más costosa y delicada.

Plan de riego del pistacho

Es importante destacar que los tres primeros años de aportaciones de agua en la planta son los más representativos para determinar la viabilidad de su desarrollo. Por consiguiente, lo ideal es establecer un plan de riego del pistacho los tres primeros años, el cual se podría desglosar de la siguiente manera:

Plan de riego del pistacho el primer año

  • El primer año se debe iniciar a partir del mes de abril, aplicando dos sesiones de riego que alcancen los 15 a 20 litros de agua por árbol de pistacho. En mayo habrá que hacerlo de la misma forma, tanto en la cantidad de riegos como en la cantidad de litros.
  • Posteriormente, en Junio, la cantidad de riegos aumentará a tres, aplicando 15 a 20 litros de agua por planta. En Julio y agosto, la cantidad de litros por árbol de pistacho será la misma, pero en lugar de tres riegos por mes, deberán ser cuatro.
  • Durante el mes de septiembre (último mes del año para regar el cultivo) el número de sesiones de riego disminuirá a solo dos, pero la cantidad de litros de agua por árbol de pistacho se mantendrá en un máximo de 20.

Plan de riego del pistacho el segundo año

A partir del segundo año, las cantidades de agua establecidas aumentarán un 25% y el tercer año aún más, hasta llegar a un 50% más de hidratación. De esta forma, el plan de riego se puede establecer de la siguiente forma:

  • Segundo año: Dos sesiones de riego en el mes de abril y mayo con un equivalente de 20 a 25 litros de agua por planta en ambos meses. Posteriormente, en junio, las sesiones de riego aumentarán a 3, manteniendo la misma cantidad de agua por planta.
  • En julio el número de riegos aumentará a cuatro (puede hacerse una sesión de riego por semana) y la cantidad de agua será la misma; 20 a 25 litros por planta. En agosto se repetirán las sesiones o cantidades, hasta llegar a septiembre, donde deberán aplicarse solo dos sesiones de riego de 20 o 25 litros de agua por árbol de pistacho.

Plan de riego del pistacho el tercer año

  • El tercer año tal como se había mencionado anteriormente, este último año el recurso hídrico aumentará un 50%, aplicando alrededor de 25 y 30 litros de agua por cada árbol de pistacho a lo largo de todo el año.
  • En abril y mayo serán dos sesiones de riego, en junio se aplicarán tres sesiones de riego, en julio y agosto serán cuatro en su lugar y en septiembre serán solo dos sesiones de riego debido a la disminución de temperaturas.

Materiales para el riego del pistacho

Además de elaborar un buen plan de riego, también es importante adquirir materiales para el riego del pistacho que sean eficientes y de calidad que puedan durar al menos 35 años, ya que este es el tiempo aproximado de productividad del árbol de pistacho.

De igual forma, lo mejor es contar con goteros autocompensantes que puedan resistir obturaciones y que, además, permitan ahorrar energía. Este tipo de goteros, además, permiten que el riego se mantenga uniforme aún cuando el terreno del cultivo está desnivelado. Con los goteros no compensantes sucede al contrario, además de que será necesario establecer un caudal de agua mayor para que estos puedan imprimir mayor presión de agua.

En el riego por goteo de pistachos el diámetro de las tuberías de goteo también es importante, ya que, mientras este sea mayor, la pérdida de la carga será menor. Por ejemplo, en tuberías de 16 milímetros de diámetro se podrán hacer tiradas de un máximo de 250 metros, utilizando dos bares de presión de entrada, con un caudal de dos litros por hora a través de goteros autocompensantes con 75 centímetros de separación.

Rentabilidad de los sistemas de riego del pistacho

No está de más recalcar que la rentabilidad de los sistemas de riego del pistacho es bastante aceptable, tomando en cuenta que es un árbol frutal con altas probabilidades productivas a pesar de las bajas cantidades de agua y fertilizante que requiere cada año.

Asimismo, ya sea en secano o en regadío es un cultivo que se adapta perfectamente bien a cualquier exposición hídrica que se plantee, ya sea a través de sistemas de riego o directamente por las lluvias.

De cualquier forma, lo primordial es diseñar el plan de riego en función del número de hectáreas, el sistema a implementar, la cantidad de plantas por hectárea, entre otros aspectos, pero siempre pensando a corto plazo, a mediano plazo y a largo plazo.

Aprende sobre los sistemas de riego

Si deseas conocer a fondo la manera correcta de regar los pistachos, este libro te ayudará a realizar un riego del pistacho eficiente.